viernes, 15 de abril de 2011

MUÑECA

Estaba en casa de mis padres. He abierto la puerta de la habitación de mi hermana y sobre su cama había una muñeca en el centro y alrededor peluches y otros juguetes.
He abierto por segunda vez la puerta. Todo estaba tal y como lo dejé y al volver a cerrar, la muñeca ha movido su boca para sonreír. He cerrado la puerta pensando: es sólo una muñeca.
Por tercera vez he abierto la puerta y esta vez sólo estaban los juguetes y los peluches.
La muñeca se había desplazado hacia la puerta y se encontraba a 2 palmos de mí. Su tamaño había aumentado. Era igual de alta que yo. No se movía. Seguía con la misma sonrisa.
Cerré la puerta y me escondí en mi habitación.
“Tengo que escapar de aquí”
Salgo, y de camino al comedor salen unos brazos de la cocina y me detienen. Es ella.
Me coge las manos, con delicadeza y mirándome a los ojos comienza a hablar en tono maternal. No sentí miedo hasta que intenté soltarme y ella apretó fuertemente mis dedos hasta hacerme daño. Hasta entonces no había sentido el dolor de la rigidez de sus manos.
He tenido suerte de despertarme....creo que no me iba a gustar la continuación.

2 comentarios:

Ghislain Lambert dijo...

Espeluznante!!! Menos mal que se acabó...

Niña Extrarradio dijo...

pues sí, no sé cómo pero logré despertar justo a tiempo.